[toc]

Entrenar sobre la especificidad de la especificidad

Dentro del entrenamiento orientado a la especificidad deportiva se desarrollarán principios generales del juego, donde se encuentran tareas generales de fútbol como mantenimientos, transiciones o juegos reducidos, situaciones vinculadas a objetivos de carácter fundamental como ocupación de espacios, amplitud, profundidad, presión tras pérdida, fijar oponentes en superioridades con balón para liberar atacantes.

Sin embargo, la especificidad del modelo de juego se orienta a principios concretos de nuestros equipos, es decir, características propias de la relación y asociación entre nuestros jugadores. Dentro del proceso de entrenamiento de esta especificidad se proponen tareas en situaciones específicas del terreno de juego, como son tareas en inicio del juego, en progresión y en finalización, además de introducir juegos posicionales, todos estos ejercicios se ejecutan en las posiciones y zonas naturales de los jugadores, guiadas por una constante direccionalidad (espacios a atacar y a defender de diferente valor). Y deben estar regidas por los propios principios característicos del equipo y los jugadores en cuestión.

La diferencia principal entre ambas especialidades es que mientras la primera es específica a la modalidad del fútbol en general y ese entrenamiento se puede aplicar a cualquier modelo de juego. Por el contrario, la segunda es específica a un modelo de juego concreto. Son los matices, las regularidades del equipo, los comportamientos tácticos, los movimientos colectivos, las tendencias naturales de asociación, los hábitos, con los que ese propio modelo se diferencia de la modalidad deportiva genérica.

En este proceso de entrenamiento ambas especificidades se consideran muy importantes, entendiendo la primera de ellas para comportamientos genéricos del fútbol y potencias la dimensión condicional dentro de la estructura de las diferentes tareas propias del juego del fútbol. Sin embargo, en la especificidad del modelo se intenta potenciar más la dimensión táctica por encima de la condicional, técnica y psicología que surgirán por arrastre, para hacer hincapié en los matices específicos y diferenciadores de nuestro modelo de juego.

 

¿El modelo de juego se elige o emerge del contexto en el que se encuentran presentes todos sus componentes?

Puede parecer obvio que el modelo de juego emerge y está condicionado por el contexto con el que interactúan constantemente, tanto jugadores, como la ideología del club, así como el entorno o el entrenador. Todos ellos pueden influir en este proceso. Es más, este prototipo es fluctuante, variará dentro del equipo a lo largo de los años, incluso semana tras semana o a lo largo de los días, debido a que las relaciones entre jugadores no son lineales, sino que se modifican irremediablemente en cada momento. Las sinergias y los comportamientos están en permanente cambio, por tanto, las tendencias del modelo oscilarán.

El modelo de juego es variable con la temporalidad.

Hay que asumir que el modelo de juego dispone de un alto porcentaje de incertidumbre en el que no se podrá intervenir de manera matemática o directa, el objetivo del desarrollo del entrenamiento debe ser reducir esta dubitación dentro de los valores posibles, asumiendo que existe una realidad incontrolable. Se debe tener en cuenta que la incertidumbre es asintónica, nunca podrá eliminarse por completo, por lo que el propósito es convivir con ella resolviendo estas situaciones caóticas desde la interacción de entrenamientos en la complejidad. De esta forma, la optimización del modelo de juego se desarrolla en todo momento en que el equipo puede interactuar entre sí, es decir, tarea a tarea, entrenamiento a entrenamiento, semana a semana, ya que el modelo varía constantemente en función de diversos factores que atañen a la realidad del equipo con un carácter temporal.

La incertidumbre en el juego es asintótica…

Espárraga (2014)

Entrenador Nacional

Para construir el modelo de juego, se debe atender a patrones de índole táctica y de esta forma dirigir el proceso de entrenamiento. Los componentes fundamentales de la táctica son:

LAS FASES

Etapas recorridas en el desarrollo del juego desde el ataque o la defensa, desde su inicio hasta su finalización.

los principios

Normas básicas bajo las cuales los jugadores, de forma individual, en grupos o en conjunto, coordinarán su actividad durante las fases de desarrollo (defensa-ataque).

Los factores

Medios que los jugadores utilizan, cualquiera que sea la fase del juego, teniendo en cuenta la aplicación de los respectivos principios.

LAS FORMAS

Estructuras organizativas durante el juego en las diversas fases.