DERROTA POR 0-1 EN EL 94 TRAS UN CHOQUE ESPECTACULAR POR LO ALTO DE LA TABLA QUE TRAS ANALIZAR EL ENVITE VIMOS UN EQUIPO UNIDO EXPONIENDO EN EL VERDE UNA PRIMERA PARTE DIGNA PARA EL AFICIONADO…

 

El conjunto verdiblanco quería volver a las zonas de promoción de la mejor manera posible, ante su afición y frente al líder. Tras la derrota por la mínima cosechada la pasada jornada frente al San Ignacio querían no perder la senda del triunfo y seguir así con las buenas sensaciones mostradas en este comienzo de campaña.

El día no era muy propicio para el espectáculo, el frío y la lluvia esperaban a dos equipos que querían los tres puntos.

El encuentro comenzó con mucho ritmo, los de Legarreta querían la victoria y lo que parecía antes del envite, que ambos conjuntos se iban a perfilar de forma reservada en los primeros compases, guardando un claro respeto, se fue al espectáculo para el aficionado

Claramente vivimos una de las mejores primeras partes desde hace mucho tiempo en nuestro barrio, el ritmo y las ganas de ganar que tenían ambos llevó a un ritmo frenético el encuentro generando un fútbol vistoso con numerosas ocasiones para las dos escuadras.

Como decíamos la primera mitad salimos con ganas de ganar y la intensidad y ritmo establecida en el terreno de juego se hizo notar, los primeros tramos del encuentro fuimos con más determinación que los foráneos a intentar adelantarnos en el marcador pero no conseguimos materializar las ocasiones que tuvimos que a pesar de que fueron muchas, no serían demasiado claras.

El conjunto de Berango también gozó de alguna ocasión, éramos nosotros los que llevábamos el peso del encuentro pero ellos trajeron las ocasiones más peligrosas.

Nos fuimos al descanso con la idea de que la victoria tenía que decantarse hacia nuestro bando en un partido con una igualdad absoluta.

 

En la segunda mitad volvimos a salir enchufados generando situaciones de peligro al arquero rival y presuponiendo que el gol llegaría en pocos instantes. El conjunto de José Andrés Blanco se acercó de forma peligrosa a la meta de nuestro arquero Jon Camacho.

El encuentro seguía su cauce por el mismo camino que la primera mitad pero el cansancio físico se hizo notar y se generó un toma y daca que eliminó en momentos del encuentro la línea del centro del campo, los verdiblancos sintieron el aspecto físico y eso propició que el conjunto visitante gozase de alguna ocasión más clara que otra.

Nosotros seguíamos a lo nuestro, vimos cómo los balones al espacio eran regalos que provocarían centros al área con peligrosidad. Tuvimos varias acciones donde podríamos haber marcado el 1-0 pero no fue así, la poca certeza en los centros y la buena actuación de portero y defensas del conjunto del Berango nos llevó a seguir intentándolo más con corazón que con cabeza.

Uno de los jugadores que a nuestro pesar revolucionó el encuentro generando ocasiones de peligro para los de la margen derecha y que cada vez eran más prolongadas fue Jon Minayo (18), un jugador que partiendo desde la banda realizó conducciones en profundidad generando centros al área y propiciando situaciones que ninguno de los aficionados de nuestra escuadra queríamos.

Estábamos en una situación que, por una parte, podía llegar nuestro gol pero tras no recoger las caídas en el medio del campo vivimos momentos de angustia porque ellos transmitían peligro en sus botas…

En el minuto 94 llegó el jarro de agua fría, una internada del que comentamos hace unos instantes, Jon Minayo, generó un centro que tras una segunda o incluso tercera jugada en el rechazo nos llegó la noticia más amarga del fin de semana el gol del Berango FT.

Sin tiempo de reacción el partido finalizó con el 0-1 y la rabia tras dejarnos la piel en el campo se vio en nuestros jugadores.

El camino como decíamos en otros artículos es este, la afición vió un equipo diferente, vimos como la esencia de este club estaba en el verde con unos jugadores con mucho futuro y que muchas veces el fútbol no es justo pero a cada uno, el tiempo, le pone en el lugar correspondiente…