El conjunto de Iñaki López salió al terreno de juego para salir de los puestos de descenso, gracias a los pinchazos del Barakaldo e Iturgitxi, teníamos en la mano salir de la zona roja y consecuentemente llenarnos de moral para confiar en nosotros mismos.

Nuestros cachorros salieron intensos ante el conjunto de la margen derecha que salió más bien relajado. Las primeras ocasiones fueron para los nuestros, teniendo accesiones tan peligrosas como la de Jairo que tras una vaselina dio al palo y no pudo culminar el 1-0.

Las riendas del partido las llevamos nosotros pero los foráneos generaban peligro a la contra con rápidas transiciones.

Destacamos la gran fortaleza física desarrollada por Eneko Hierro y Alex Gutiérrez en el centro del terreno de juego, jugadores del B, rompiendo la estructura de un Arenas que tenía dificultades ante la intensa presión de los de Iñaki López.

Desde los primeros minutos vimos que los balones a espaldas de los defensas y las diagonales generadas por el buen golpeo de Endika Caro que jugaron a pierna cambiada en los extremos, generaron peligro y en el minuto 27 una de tantas indecisiones entre el guardameta y el defensa, el más listo de la clase, Mikel Fernández lo supo aprovechar y mandar a la red el 1-0 que al apostre sería el resultado con el que se llegaría al descanso.

Tras la reanudación, el conjunto Getxotarra dominó y nos metió el miedo en el cuerpo tras una serie de llegadas constantes pero sin poco acierto a portería, gracias a la buena actuación de los dos centrales, Alex Villamor y Aner Garcia.

El Arenas tras no ser correspondido en goles su buena actitud en el comienzo de la segunda mitad, dejó de apretar a nuestra escuadra y se generaron situaciones de relajación por su parte que nosotros con intensidad les estamos metiendo el miedo en el cuerpo.

Frecuentemente, portero y defensa dudaban en balones divididos y nos transmitían poca seguridad, una fuente para acceder a  meter el segundo gol,… y así fue, podríamos decir que fue de suerte pero siempre pienso que la suerte hay que buscarla, si Endika no llega a apretar al guardameta, el balón golpeado por el mismo no le hubiese rebotado y consecuentemente rebasado la línea de gol para hacer el segundo.

Tras el jarro de agua fría para los de Las arenas, estuvimos más bien relajados, degustando una victoria trabajada que nos sacaría de la zona incómoda de la tabla, pero…

Tras la lesión de Alex Villamor, veíamos desde fuera que un gol de el Arenas podría traernos serios problemas y sufrimiento en los últimos minutos. ¡Fueron letales!, empezaron a llegar progresivamente a nuestra meta acabando el encuentro jugando en nuestro campo pero las ocasiones no eran demasiado claras. A pesar de ello, de 3 que tuvieron nos metieron 2 y nos dejaron atónitos empatando un partido que lo teníamos ganado.

La moraleja nos dice que en estas categorías ningún equipo perdona y que desde que pita el inicio el colegiado hasta el final hay que estar con todos los sentidos puestos y concentrados. Pienso que la experiencia vivida es muy positiva, se aprende de los errores y este equipo cada día está mejor y no nos cabe la menor duda de que los bueno momentos están aún por llegar.

Como decíamos de otros equipos, el camino es el correcto y tenemos que seguir la senda establecida. La semana que viene nos vamos a Getxo a jugar contra el Galea A que se encuentra en la zona cómoda de la tabla en 9º posición con 11 puntos. Otra batalla que estamos seguros que a este nivel conseguiremos los tres puntos.